domingo, 15 de septiembre de 2013

RESUMEN ESTIVAL DE TARTAS HELADAS


Hace tiempo que no escribía ningún post.  

En el mes de agosto estuve unos días con mi madre en Castelldefels pero no os penséis no dejé la repostería de lado... aproveché para hacer tartas heladas apetitosas con los calores. Este tipo de tartas no requieren ni de mucho esfuerzo ni tampoco del robot de cocina, ni batidora.

En este mes muchos de nosotros (la familia) celebramos el cumpleaños o el santo así que fue una buena ocasión para probar distintos tipos de tartas.

 
Os dejo un pequeño reportaje fotográfico de las distintas tartas:

1.- Tarta helada de chocolate y frambuesa sobre zócalo de galleta óreo. 

Esta tarta la realicé por petición de mi cuñada Ana para celebrar su cumpleaños. Para realizarla utilicé un poco la imaginación pues no tenia ninguna receta.
Tarta helada de chocolate y frambuesa, sobre zócalo de óreo



 2.- Tarta helada de Tiramisú

En dos ocasiones, la primera la realicé  durante los días que estuvimos juntos con mi hermano, su esposa Ana y mis sobrinas. Mi sobrina Cristina me hizo de mini-chef disfrutando muchísimo.  En la segunda ocasión la realicé para celebrar el santo de mi hija Mónica que le chifla el sabor del tiramisú y los lacasitos.



Tarta helada de Tiramisú decorada con lacasitos
Mi mini-chef con las manos en la masa












Está foto refleja la cara de felicidad de mi sobrina tras haber realizado la tarta.


3.-  Tarta helada de coco y piña

A mediados de mes es el cumpleaños de mi hermana Mª Carmen y mi santo por lo que hice una tarta en que los gustos de ambas se vieran fusionados.


Tarta helada de coco y piña


Detalle del corte
Con motivo del cumpleaños de mi madre hice mi propia versión de una tarta basándome en la tarta helada de los tres chocolates hice mi propia versión de tres frutas del bosque.  La primera capa era de mora, la segunda de arándano y por último de frambuesa.

La tarta necesita de alguna mejora en las cantidades... pues hay que contar que cada una de estas frutas tiene distinto cantidad de zumo por lo que alguna de las capas costó más que cuajaran.
Tarta helada de tres frutas del bosque.





El calor hacía estragos... y tuvimos que comerla enseguida antes de que se acabara deshaciendo.












Por último, ya acabando el periodo estival quedaba el santo de mi sobrina Nuría.  Para ella, hice el típico, más popular,  de las tartas heladas veraniegas la tarta helada de los tres chocolates.  Para la decoración esta vez hice un guiño al gusto familiar y ya que han ido de vacaciones a ver distintos tipos de bodegas quise imitar una barrica de vino.





El corte