jueves, 9 de octubre de 2014

PROFITEROLES DE NATA



Es una receta fácil de hacer. De origen francés, profiteroles o las lionesas surgen de una vieja receta casera. Antiguamente en las casa humildes limitadas por la falta de alimentos se elaboraban los profiteroles, eran pequeñas porciones que se preparaban con el pan, las verduras, la carne y las salsas que no se consumían después de una comida. Con el paso de los años  la receta fue variando y se le añadieron huevos y mantequilla, consiguiendo una masa más ligera que una vez cocida se rellena de nata, trufa o crema. Este postre debe su nombre a la ciudad  en la que se popularizo, Lion. 
Actualmente, los profiteroles o petisús son bolas elaboradas con pasta choux.  Llamamos pasta choux a una preparación de masa típica francesa de algunos postres, que se caracteriza por tener una masa muy ligera. Se suele comer fría y a menudo rellena con otros ingredientes que pueden ser dulces o salados. 
Suelen estar rellenos de ingredientes dulces como nata o chocolate o bien crema pero existen otras variantes saladas en la que contienen queso y que pueden llegar a participar en la elaboración de ciertas sopas.  En Austria los profiteroles van rellenos de queso quark.
Vamos a por otra curiosidad de este postre típico francés.  En todo el mundo se elaboran postres utilizando la misma masa que las lionesas.   cuya diferencia es que son redondas. Cuando éstas están rellenas de nata y cubiertas con salsa de chocolate son profiteroles. Si las bolitas de pasta se fríen en vez de cocerse en el horno, se obtienen buñuelos dulces en vez de lionesas, muy habituales en la cocina catalana y otras. Con esta misma masa y relleno se pueden hacer unos círculos grandes, de tamaño familiar, que en Cataluña se llaman torteles (tortells en catalán) postre que solía comprar mi abuelito los domingos o fiestas.

Ingredientes:

125ml leche
50 gr mantequilla
1 tablespoon de azúcar
1/2 teaspoon de sal
75 gr harina
2 huevos L

Relleno
200ml nata para montar más 35% materia grasa
1 tablespoon de azúcar.

Modo de elaboración:

Antes de nada, como siempre, precalentamos el horno a 180ºC.

Para hacer la masa poner en un cazo a hervir la leche juntamente con la mantequilla, el azúcar y la sal.  Cuando rompa a hervir, agregar toda la harina de golpe.  Remover con una cuchara de madera la mezcla sobre el fuego suave hasta que se forme una bola que se pegue en la cuchara.  Retirar del fuego y dejar entibiar la masa removiendo de vez en cuando.  Después se le añade los huevos de uno en uno sin parar de remover hasta que se incorporen totalmente.

Introducir la masa en una manga pastelera con una boquilla lisa o rizada, yo en mi caso cogí 1M.  Forramos una placa de horno con papel sulfurizado y formamos bolitas un poco separadas las unas de las otras. 

Las horneamos a 180ºC aproximadamente unos 25 minutos. hasta que tomen un color ligeramente dorado.





Empezamos a preparar el relleno mientras se enfrían.  Para elaborarlo montamos la nata bien fría con el azúcar.  Normalmente para que monte más rápido y bien, previamente he puesto el bol y el utensilio en forma de globo en el congelador unos minutos y la nata en la nevera.  Comienzo a montar y cuando esté semi montada le añado el azúcar. Una vez montada la introducimos en una manga pastelera rizada y grande puede ser la boquilla 1M. Abrimos los profiteroles por la mitad y los rellenamos.



Si los quieres con salsa de chocolate solo tendrás que calentar 100 ml de nata en un cazo añadirle el chocolate trocedado cuando empiece a hervir, retiramos del fuego y esperamos unos segundos para que no cristalice el chocolate y removemos hasta que se funda por completo.  Podemos rociar los profiteroles con la salsa caliente antes de servirlos.