miércoles, 12 de marzo de 2014

BUÑUELOS DE VIENTO (Receta de mi abuelita)

Buñuelos de viento
Hoy os voy hablar de los buñuelos de viento, en Cataluña es tradición hacerlos para Cuaresma. Es fácil ver en todas las pastelerías los miércoles y viernes el cartel de que tienen buñuelos de Cuaresma.  En otras regiones de España se realizan durante otras épocas como para la fiesta de Todos los santos.  Pero al ser un dulce capricho tan rico que no importa hacerlo en cualquier época.

La receta de los buñuelos pasa de generación en generación, por lo menos es mi caso que mi abuela se la pasó a mi madre y mi madre a mí.  

Hay muchos tipos de buñuelos: salados (bacalao) y dulces (de crema, sin crema, los de la zona del Ampurdán se caracterizan por tener forma de anillo, de manzana, de crema de chocolate o de nata entre otros)   En casa particularmente suelo hacerlos sin nada, a secas, buñuelos de viento.


 Ingredientes:

 250 ml agua 
150 gr mantequilla
3 huevos
200 gr harina 
25 gr azúcar
1/2 cucharadita de sal
1 rama de canela 
La ralladura de limón 
Azúcar para rebozar
  

Modo de elaboración:

Poner a hervir el agua con la canela y la ralladura de limón.  Cuando arranque a hervir, la retiramos del fuego y la tápamos con un plato para que la infusión retenga todos los aromas.  Dejar enfriar mínimo una hora.  

Transcurrido ese tiempo pasar el agua por el colador y ponerla nuevamente a hervir añadiéndole la mantequilla trocedada.  Cuando hierva el agua y la mantequilla esté fundida, le agregamos de golpe la harina mezclada con el azúcar y la sal,  Removemos enérgicamente con una cuchara de madera hasta formar una bola.  

En este momento, se vierte la masa en el bol del robot de cocina y se trabaja con la pala a velocidad media unos minutos hasta que se enfríe un poquito, entonces se echa los huevos uno a uno sin dejar de batir.  La cantidad de huevos a necesitar es un poco relativa dependiendo del tamaño, la harina y escaldado.  La masa tiene que estar cremosa y no excesivamente blanda para ello es preciso dejar reposar la masa 2 horas para que coja consistencia.

Luego se fríen en abundante aceite no muy caliente para que no se achicharren...   Ellos solos se dan la vuelta y flotan.   Retiramos los buñuelos yu los dejamos escurrir del aceite sobrante sobre un papel de cocina y después los rebozamos sobre azúcar.

¡Ojo!  En este paso es importantísimo vigilar que no vengan esos ratoncitos (que muchos tenemos en casa, yo en concreto tengo cuatro) a comérselos antes de hora porque además de dejarte sin ninguno,  se dejarán la boca escaldada...